La Graciosa en Bici

la graciosa en bici

Una visita a la isla de La Graciosa es siempre un acierto. Visitar Caleta de Sebo, pasear en medio de la tranquilidad, comernos un un buen caldo de pescado en alguno de sus restaurantes, disfrutar de sus playas vírgenes de aguas cristalinas, tener  como testigo de nuestra visita el impresionantes Risco de Famara al otro lado de “El río”o incluso alquilar un coche para llegar hasta Pedro Barba. Pero en esta ocasión, hemos decidido recorrer La Graciosa en bici y sentir y disfrutar de una manera distinta y especial la isla.

La Graciosa es la isla habitada más pequeña de Canarias. Forma parte del espacio natural protegido del Archipiélago Chinijo que, con setecientos kilómetros cuadrados, es la reserva marina más grande de toda la Unión Europea. Y es el equilibrio en el que viven sus habitantes, que han sabido compaginar el respeto por el entorno en el que viven y el disfrute del mismo, lo que hace de La Graciosa una visita obligada de la que no te arrepentirás.

La mejor manera de disfrutar de un día en la octava isla, si no nos alojamos allí, es coger el ferry desde Órzola por la mañana para aprovechar bien el tiempo. El trayecto es corto y cómodo, además de darnos la oportunidad de admirar los riscos del norte de Lanzarote desde abajo. Las vistas son impresionantes, no dejan a nadie indiferente.

Vistas de Punta Fariones, Lanzarote desde el ferry

 

Ruta en bicicleta por La Graciosa

Cuando decidimos visitar La Graciosa teníamos las ideas claras: una ruta en bici. Nos llevamos el itinerario bien definido y teníamos claro de queríamos visitar al menos la famosa Playa de las Conchas y Pedro Barba pero en el camino encontramos otras maravillas dignas de mención.

Caleta del Sebo

Una vez llegamos a Caleta del Sebo, la capital de la isla de La Graciosa. El tiempo no ha pasado por él y sus calles de arena y casitas blancas nos reciben para dar comienzo el día. Lo primero, aprovechamos para dar un paseo por sus calles de arena y tomarnos un café con vistas al puerto. Desde toda La Graciosa, y en especial desde Caleta del Sebo, se divisa todo el Risco de Famara así que te recomendamos que no desaproveches esta primera parada.

Alquilar una bici en La Graciosa es muy fácil y en Caleta del Sebo puedes encontrar varios establecimientos. Nosotros decidimos alquilar las bicis en El Mato Bikes que usamos para pasear por la isla de una manera diferente. Una vez con las bicicletas preparadas, las mochilas a la espalda con agua, algo de comer y protección solar, salimos de Caleta del Sebo en dirección norte, hacia la Playa de las Conchas.

Playa de las Conchas

Esta playa, considerada una de las más bonitas de todo Lanzarote,  es tranquila y poco visitada (¡casi no encontramos gente!). Eso si, hay que tener cuidado porque las corrientes son fuertes y no siempre es recomendable el baño. Si quieres puedes subir al volcán que guarda la playa de Las Conchas nosotros lo hicimos, pero no es posible en bici. Las dejamos aparcadas debajo y disfrutamos de una subida a pie que vale la pena por unas vistas maravillosas.

Playa de las Conchas, La Graciosa

Los Arcos y Playa del Ámbar

Luego de esta primera parada en nuestro recorrido en bici, las recogemos y nos dirigimos hacia el norte de la isla, hacia Los Arcos en la Baja de las Majapalomas. Esta parte de la costa es abrupta y la acción del mar erosionando la piedra volcánica ha dejado unos maravillosos arcos tallados en piedra que recuerdan a Los Hervideros en Lanzarote.

Paseo en bici hacia Los Arcos, La Graciosa

La siguiente parada en nuestro paseo en bicicleta es la Playa del Ámbar. Esta playa normalmente está desierta de gente, no había ni un alma cuando paramos un poco en ella, así que si quieres perderte esta es sin duda tu playa.

Después de dejar la Playa del Ámbar nos encaminamos hacia Pedro Barba, el otro pueblo de la isla. Esta parte del camino tiene tramos que están muy llenos de arena y se hace algo más trabajoso recorrerlos en la bicicleta… ¡pero siempre podemos bajar y caminar un poco!

Pedro Barba

Pedro Barba nos recibe con su puñado de casas, su pequeño muelle y su playa totalmente para nosotros.

Pueblo de Pedro Barba, La Graciosa

A diferencia de Caleta del Sebo, Pedro Barba es un pueblo vacacional. Normalmente sus casas sólo están habitadas en tiempo de vacaciones. Si las calles de Caleta del Sebo son tranquilas, éstas lo son aún más. Es el sitio perfecto para hacer nuestra parada más larga, descansar un poco a la sombra de alguna de las casas mientras comemos algo y reponemos fuerzas.

Vuelta a Caleta del Sebo

La vuelta a Caleta del Sebo se nos hace un poco dura, el sol nos castiga bastante, cosa a tener en cuenta si como a nosotros os toca un día casi sin nubes y caluroso. Tras un tramo de subida más o menos largo, llega lo fácil y divertido: una bajada larga que no hay que desaprovechar para llegar a nuestro destino y terminar así nuestro recorrido de La Graciosa en bici.

Las calles de Caleta del Sebo nos reciben después de que las dejáramos atrás a primera hora de la mañana. Y después de dejar las bicis nos tomamos cervezas y algo de comer en el pueblo para disfrutar del resto del día en la playa del pueblo.

Ya sólo queda coger el último barco que nos lleva de vuelta a Lanzarote, cansados pero muy felices y disfrutando de las impresionantes vistas del Risco mientras nos despedidos de La graciosa.

¡¡Hasta la próxima!!

 

Si deseas tener la misma experiencia que tuve yo, te recomiendo que reserves el –> FERRY A LA GRACIOSA CON BUS INCLUIDO <– y podrás olvidarte de cómo llegar hasta allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

to the top