Órzola y Caletón Blanco

En el norte de Lanzarote, justo al final de la isla, se encuentra el pequeño pueblo de Órzola. Este pintoresco pueblo de pescadores es el que se encuentra más al norte de la isla y desde el que podemos coger el barco hacia la isla de La Graciosa.

 

Órzola

 

El enorme macizo del Risco de Famara se alza justo detrás del pueblo de Órzola; debajo, las casas pintadas de blanco con puertas y ventanas en azul. Esos tonos tan característicos de los pueblos costeros de la isla, que vienen de cuando se pintaba con cal las casas para reflejar el calor y mantenerlas frescas, y las puertas y ventanas con la pintura que sobraba de pintar los barcos. Por eso es tan común ver las casas costeras de blanco y azul, y las del interior de blanco y verde.

 

La entrada a Órzola no tiene pérdida, la calle principal nos lleva directamente a su pequeño puerto donde sale el ferry hacia La Graciosa, la pequeña ensenada está salpicada de barcos de pesca artesanal que siguen saliendo a pescar de la misma manera que se hacía en tiempo de sus padres y abuelos.

 

Paseo de Órzola

 

Desde el mismo muelle sale un pequeño paseo que bordea el puerto, se camina rápido y podemos disfrutar de las vistas del pueblo con el Risco de Famara de fondo. En este paseo, tenemos varios restaurantes especializados, como no podía ser de otra manera en un pueblo marinero, en pescado fresco; totalmente recomendable comer en alguna de sus terrazas, o simplemente tomar algo mirando al mar.

 

Tapeo en Órzola

 

Cerca de Órzola hay una de esas playas que te dejan sin habla, el Caletón Blanco, una preciosa playa virgen de arenas blancas salpicadas del verde  de los matos, aguas cristalinas y rodeadas del negro de la piedra volcánica.

 

Panorámica del Caletón Blanco

 

El contraste entre negro, blanco y azul es precioso. La naturaleza ha querido hacer una suerte de piscina natural, con la misma piedra volcánica haciendo de dique entre el océano y la playa; por la tanto uno puede darse un baño sin miedo a las corrientes.

 

El Caletón y Órzola al fondo

 

Es uno de esos planes perfectos al norte de la isla, pasear por Órzola, comer o tomar algo mientras disfrutamos del ambiente encantador de un pequeño marinero, y luego pasar el resto del día en una playa como no hay otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

to the top