>

Guía de viaje

Mirador del Río y Jardín de Cactus

Entrada Mirador del Río

Para terminar mi experiencia visitando los Centros Turísticos de la Isla,  me he acercado hasta el Mirador del Río en el Norte de la Isla, y luego, hasta el Jardín de Cactus, en Guatiza. Lo primero ha sido llegar hasta la parte norte de la isla. Me gusta variar de ruta  siempre que puedo, para no perderme los distintos paisajes que una isla tan pequeña puede ofrecerte.

El Mirador del Río

Como primer Centro del día a visitar he escogido el Mirador del Río. Qué mejor manera de empezar el día que disfrutar de las hermosas vistas que nos regala su privilegiada situación. Situado en lo alto del Risco de Famara el edificio, concebido por César Manrique,  es un claro ejemplo de la armonía que el artista persiguió toda su vida integrándose de forma natural con su entorno. Cuando llegamos a la zona de aparcamiento nos encontramos con una gran escultura, seña de identidad de Manrique, que nos da la bienvenida al Mirador del Río, cubierto de piedra volcánica e integrado en el acantilado.

Entrada Mirador del Río
Entrada Mirador del Río

 

Al entrar encontramos unas paredes de una blancura prístina y pisos de madera en un pasillo decorado con cerámica de la isla, que se abre a un gran salón con unos grandes ventanales donde los visitantes se sientan en las mesas para disfrutar de las vistas mientras comen algo.

Salón del Mirador del Río
Salón del Mirador del Río

 

El salón es muy agradable, tanto para tomar algo como para sentarse en el sofá un rato mientras miramos por los ventanales. Pero ahí no queda la cosa, lo mejor, sin duda, se encuentra fuera, dónde podemos disfrutar de las maravillosas vistas del Archipiélago Chinijo con la isla de la Graciosa en primer plano.

La Graciosa
La Graciosa

 

La balconada de fuera también está cubierta de piedra volcánica, y si estás el tiempo suficiente seguramente puedas observar alguna de las distintas aves que anidan en el risco, en mi caso pude ver una pareja de cuervos  y un halcón en plena caza.

Balconada del Mirador
Balconada del Mirador

 

 

También se puede acceder a la parte superior por medio de una escalera  de caracol que está en el salón y que pasa por la tienda de souvenirs, llena de recuerdos de nuestra visita a la isla, para subir al techo del mirador, dónde tenemos otro punto dónde disfrutar las vistas que nos ofrece. A nuestra espalda tenemos una vista magnífica del Volcán de la Corona.

 

Parte superior del Mirador
Parte superior del Mirador

Después de disfrutar de las vistas del Mirador del Río  nos espera la última parada, el Jardín de Cactus de Guatiza. Entre campos de tuneras encontramos el Jardín de Cactus, con un cactus de metal gigante señalando el lugar, no tiene pérdida.

Jardín de Cactus

Estamos ante otra de las obras de César Marique, un gran jardín construido en piedra volcánica, con terrazas en varios niveles y más de 450 tipos de cactus diferentes pertenecientes a todas las partes del mundo. Al entrar, según bajamos la escalera, nos encontramos con un gigantesco cactus de 8 metros. Los caminos empedrados se cruzan creando un agradable paseo que serpentea entre los cactus más grandes y estructuras de piedras de tonos rojizos.

Molino del Jardín de Cactus
Molino del Jardín de Cactus

 

En medio del jardín hay un estanque, que nace de la cascada formada por la boca de un singular monstruo de piedra y poblado de carpas de colores.

Monstruo de Piedra
Monstruo de Piedra

 

Un antiguo molino, que se usaba para moler el grano, domina la estampa desde lo alto. Se puede visitar y la foto desde allí es preciosa.

Jardín de Cactus
Jardín de Cactus

 

 

Antes de dejar el Jardín aproveché para comer algo en el restaurante. Unas papas arrugadas con mojo y si te atreves una hamburguesa de cactus, suena algo raro pero está buena.

Comida en el Jardín de Cactus
Comida en el Jardín de Cactus

 

Un lugar perfecto si te gustan las plantas y la fotografía, los cactus son idóneos para hacer unas fotografías muy bonitas y diferentes.

 

Sin duda el Mirador del Río y el Jardín de Cactus son dos sitios a visitar que no hay que dejar pasar cuando viajas a Lanzarote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

to the top