¿Qué hacer y qué visitar en Lanzarote durante un fin de semana?

“¡Me voy a Lanzarote! Voy a estar viernes, sábado y domingo. ¿Qué me recomiendas? 😎🌊🌞”.

El mensaje de mi amiga me despertó un sábado a las siete de la mañana. No le culpo: vivimos en husos horarios distintos y yo también estaría emocionada si tuviese otra vez la oportunidad de aterrizar en la isla de los volcanes durante 72 horas. Me conformaría incluso con 48.

Volcanes, playas, los imprescindibles Centros de Arte, Cultura y Turismo, restaurantes, un concierto, rutas de senderismo para conocer Lanzarote, una travesía en barco… Si vas a pasar un fin de semana en Lanzarote y eres la mitad de desorganizado que mi amiga, te vendrán muy bien estos consejos para sacarle el máximo jugo a la isla. Sin estrés y sin estar todo el día al volante.

senderismo en lanzarote

Vete preparando una maleta escueta con:

  • Gafas de sol, bañador, protección solar y sandalias (en Lanzarote las llaman cholas). ¿Tienes gafas y tubo? Mételos también o cómprate unos al llegar: nadar en algunas playas conejeras es como meterse en un acuario.
  • Playeras de trekking y una cazadora (o forro polar). Los persistentes vientos alisios y la puesta del sol consiguen una sensación térmica sorprendentemente fresca.  
  • Ropa para estar cómodo-guapo mientras comes, vas de copas o disfrutas de un concierto o de la visita a un museo

 

Si te haces un Marie Kondo, te cabe todo en una mochilita de mano. 😉

Vamos allá.

Imprescindibles: los mejores sitios de Lanzarote

  1. Los mares de lava de Timanfaya. Son alucinantes. No importa cuántas veces los veas: el asombro que provocan es perpetuo. La Ruta de los Volcanes fue diseñada para conseguir el máximo impacto visual y el mínimo daño al territorio: verás piroclastos y mantos de cenizas imperturbables. Si a eso añades una comida en el restaurante El Diablo, diseñado por Manrique, o una barbacoa cocinada con el calor natural que emana del suelo, chapó. Una visita imprescindible si estás dos o tres días en Lanzarote.
  2. La Geria al atardecer. Tomarse una copa de vino malvasía rodeado de unos viñedos que parecen diseñados por un constructor de Lego avanzado es un lujo al alcance de los 3,5 € que puede costar una copa. Donde hoy ves parras abrigadas por paravientos semicirculares de piedra seca, en el siglo XVIII hubieses visto la más pura desolación. Estos vinos multipremiados son hijos del ingenio: gracias a su gran conocimiento de la naturaleza, el campesino lanzaroteño se dio cuenta de que la arena volcánica retiene la humedad y es capaz de abrigar vida. Aquí encontrás 11 de las 14 bodegas de la prestigiosa Denominación de Origen Vinos de Lanzarote. Entre ellas, El Grifo, la más antigua de Canarias.
  3. Paseo por la playa de Famara. El imponente acantilado de Famara se creó en el Plioceno (hace unos 4.000 millones de años). Su cumbre llegó a estar alfombrada por bosques de laurisilva, hoy desaparecidos por la erosión. A sus pies se encuentra una playa de 3 kilómetros, abierta al salvaje oleaje del océano Atlántico. Es uno de los mejores lugares para respirar, tonificarse con eau de alga, leer y reconectar con uno mismo. Nunca menosprecies la bandera que ondea (casi siempre roja o amarilla): la corriente es tremendamente fuerte.
  4. Los monumentos de la isla: entradas con descuento a los centros turísticos. No sólo Timanfaya: todos exhiben una armonía entre el arte y la naturaleza, difícil de apreciar en otros lugares. Jameos del Agua, donde convive la investigación científica y el ocio en uno de los sitios más bonitos del mundo, la impresionante Cueva de los Verdes (sin palabras), el Mirador del Río (camuflado en la roca, con unas vistas únicas del Archipiélago Chinijo), la colección del Jardín de Cactus (hay que probar su hamburguesa de tunera), la Casa Monumento al Campesino (arquitectura tradicional, coladas volcánicas y mercado de artesanía), el Castillo de San José (que alberga el Museo Internacional de Arte Contemporáneo), el Museo Atlántico submarino (para ver cómo la vida marina modifica las esculturas sumergidas de Jason deCaires) y la Casa Amarilla, con exposiciones sobre la isla.

 

Museo Atlántico Lanzarote buceo

¿Cuáles son las excursiones más recomendadas?

Si te preguntas qué más ver y visitar en Lanzarote, sigue anotando:

 

  • La Santa: sabor a mar y gambas. Diminuto y sencillo, si por algo destaca este pueblito de pescadores es por su gran ola, el Quemao (que vienen a surfear profesionales de todo el mundo) y por sus gambas. Hay que pedir una ración de gambitas de La Santa (camarones soldado) y chuparse los dedos con ahínco. El pueblo ofrece un bonito paseo a la vera del mar. Perfecto para un fin de semana relajado en Lanzarote.

 

  • Tour fundación y antigua casa de César Manrique. El primer sitio que querían visitar las autoridades en cuanto pisaban Lanzarote en los años 80 era Taro de Tahiche, la casa que César Manrique se había construido en una burbuja volcánica. Hoy es un museo visitable, espectacular por su arquitectura y por las pinturas manriqueñas que alberga. La colección incluye también obras de Picasso, Tàpies, Miró y Chillida. Hay que verla.

Tour fundación  César Manrique

  • Stop: garbanzas en Yaiza (antes de Los Hervideros o Papagayo). Si tu ruta pasa por Yaiza, haz el favor de hacer caso al letrero del Bar Stop. “Tapas y vinos desde 1890” anuncia un cartel de madera en la puerta. El bar es un hit entre la población local. Aquí las raciones son abundantes y el producto se cocina con sencillez y calidad. Son archiconocidas sus garbanzas. No esperes un comercial en la puerta, ni que salgan a recibirte. Aquí todo es un delicioso pimpampum. El Sur de Lanzarote espera con una puesta de sol en Los Hervideros (acantilados con bufaderos) o un baño en las calas paradisíacas de Papagayo.

 

  • Paseo a las playas de papagayo en barco. ¿Un día a bordo de un bellísimo velero de dos mástiles como el Ibero Uno? Sí, quieres. Pasea por el puerto deportivo Marina Rubicón, embarca y contempla toda la costa sur de la isla mientras catas vinos de la tierra, queso conejero de distintos tipos, papas con mojo, ensalada de Tinajo y varias tapas elaboradas con productos frescos de la isla. Con música de fondo y colchonetas para relajarte. Si eres de los que no paran quietos, aprovecha la travesía para preguntar datos interesantes a la tripulación. Es probable que la conversación se interrumpa por la presencia de delfines nadando junto al barco. Un planazo perfecto para sentir que el fin de semana cunde más.

 

  • Senderismo por el Volcán del Cuervo. Puede que uno de los recorridos más sencillos y accesibles para todo tipo de formas físicas, y uno de los más espectaculares. Está fue la primera caldera en explotar en 1730. Verás piedras de olivina por el camino (no las recojas, forman parte del patrimonio geológico insular y su recolección está prohibida).

 

Actividades de ocio durante el fin de semana

¿Cómo moverse por Lanzarote sin coche? En esta web tienes la opción de planificar tu viaje con transporte público. Si no, alquila uno y aparcarlo para repostar el estómago:

  • Vermú en el mercado de Arrecife y comida en el Charco. Los sábados por la mañana son perfectos para comprar fruta, verdura, quesos y pan artesano en el mercado de Arrecife, en la plaza de Las Palmas. Una vez tengamos la talega llena, podemos tomarnos un vermú en La Tentación (mención especial a la yuca frita y el picadillo cubano, muy bien preparadas las pulguitas de jamón ibérico) o en Strava (calamares fritos o croquetas del día). El mercado se repliega a las 14:00 y toda la ciudad se sienta a la mesa, muchos lo hacen el Charco de San Ginés, una laguna marina y el corazón del puerto. Aquí podrás comer una morena frita en la Casa del Miedo, un arroz sublime en Naia, pasta fresca en el Divina Italia, delikatessen impresionantes en La Puntilla o el mejor bocadillo de pescado (corvina empanada deliciosa) en Casa Ginory, la casa donde nació César Manrique.
  • Gastronomía para todos los gustos. En la isla encontrarás todo tipo de cocinas (de la griega a la venezolana pasando por la peruana o la taiwanesa), una oferta digna de un territorio donde conviven más de un centenar de nacionalidades. Pero lo suyo es que te lleves en el paladar un recuerdo de la sabrosísima, saludable y sencilla gastronomía canaria: un guiso de cabra en el Mirador de los Valles, un cabrito en Casa Marcos (Las Breñas), un pescado fresco en el restaurante El Risco (Famara) o en El Amanecer (Arrieta), una paella en la Nasa (Arrieta), un carpaccio de pulpo con burgaos en el bodegón Los Conejeros (Arrecife)… Se me hace la boca agua.
  • Velada mágica en Jameos del Agua (¡a vivir!). De noche, Jameos muda la piel. Las estrellas en un cielo libre de contaminación lumínica, tomarse una cerveza o un vino de la isla mientras se escucha el virtuosismo del timple y de la guitarra de músicos lanzaroteños es maravilloso. César Manrique, que vivió los tiempos de la discoteca Apollo neoyorkina, se propuso hacer en Jameos la mejor sala de baile del mundo. Consiguió algo aún mejor.

VELADA MÁGICA EN JAMEOS DEL AGUA. CENA Y CONCIERTO

Actividades y eventos culturales  

Son legión las personas que se sorprenden con la cantidad de propuestas que ofrece una isla tan pequeña como Lanzarote. Estos son algunas de las actividades culturales más interesantes, por orden de calendario:  

  • ¡Carnaval! Entre febrero y marzo. Desata tu imaginación, ponte una mascarita, échate a la calle y habla con cualquiera. El buen rollo está garantizado. Mención especial para la fiesta que se hace en El Almacén de Arrecife y para el tradicional Carnaval de Haría.
  • Sonidos Líquidos. Un festival que marida la música indie-rock y los vinos de Lanzarote, con conciertos en primavera, en bodegas de la isla, y una traca final a principios de junio llamada Malvasía Volcánica Weekend. Este año tocan bandazas de la talla de Viva Suecia, !!! (Chk Chk Chk) o Delaporte.
  • Festival Internacional de Cine de Lanzarote. Este año se celebra del 10 al 18 de mayo y es una oportunidad única de ver un montón de cortometrajes interesantes producidos en diversos países, en versión original subtitulada al español y al inglés. Su sede es Arrecife.
  • Lanzarote Wine Run. ¿Correr entre los viñedos de La Geria? ¿Repostar vino? ¿Culminar la carrera con tapas y raciones gourtmet? Oh, sí. Esta es la carrera más popular de la isla. Se celebra el 15 y 16 de junio. Si no eres runner, también existe la opción de hacer trayectos caminando con toda la familia.
  • Arrecife en Vivo. ¿Y si te digo que cada otoño Arrecife se convierte en un escenario gigante durante cuatro viernes consecutivos para bandas tan geniales como The Toy Dolls, Rinôçérôse o La Pegatina? ¿Y si añado que las puedes ver gratis? Un dedo gigante enarbolado por un músico vestido de Elvis señala la dirección del siguiente concierto. Una experiencia única y verdaderamente recomendable. Cada vez hay más personas que hacen coincidir sus vacaciones con este evento (20 y 27 de septiembre, 4 y 11 de octubre de 2019 a partir de las 18:00).
  • Palabras al Vuelo. Espectáculos de narración oral en diversos espacios de la isla. Todos igual de encantadores: bajo un drago, en una bodega, en el taller de una artista, a bordo de un catamarán, en teatros y plazas… Un festival absolutamente irresistible, que cuida el más mínimo detalle, y que este año se celebrará del 18 al 27 de octubre. Su cartel siempre lo diseña un ilustrador de reconocida fama internacional, que expone su obra en el festival.
  • Muestra de Cine de Lanzarote. ¿Estás harto de los blockbusters? ¿Quieres ver un cine distinto, que te haga discutir y te revolucione por dentro? Estás en el sitio adecuado. En diciembre, se celebra la Muestra, una ventana a las mejores pelis del año, con Sección Oficial propia y cada vez mayor repercusión internacional en la que lo mismo se puede ver a Abbas Fahdel que a Thomas Mauch.
  • Quemao Class. A finales de año, muchos consultan la previsión meteorológica para saber qué días exactos romperá la famosa ola del Quemao. Aquí surfean los riders más famosos de Europa y parte del mundo. El ambiente es espectacular. Llévate prismáticos si puedes y prepárate para ver cabalgadas espectaculares en el agua.
  • Festival de Música Visual. “En ningún otro sitio como Lanzarote están los procesos de creación tan claramente visibles. La isla estimula el comportamiento artístico”, dijo Brian Eno, hace años, cuando tocó en el interior del Volcán del Cuervo. Un festival único en el mundo, dirigido por el artista y experimentador audiovisual Ildefonso Aguilar.

 

Ten algo claro: es imposible verlo todo en un fin de semana.

¿Qué visitar en tres días? Prioriza y relájate: da igual lo que elijas, ¡en Lanzarote es imposible equivocarse!

 

 

 

Dolores Hosse

Travel Blogger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

to the top